Heiner Goebbels presenta música, teatro e instalación en una retrospectiva

La Universidad Nacional presenta ‘It’s Beautiful Here!’, una retrospectiva del alemán Heiner Goebbels que combina los formatos de concierto, obra de teatro e instalación artística para sitio específico.

Heiner Goebbels (Neustadt, 1952) estudió sociología y música; ha compuesto música para ballet, teatro y películas; ha dirigido orquestas, creado y dirigido obras de teatro, y participado con performances, conciertos e instalaciones en exposiciones en el Museo Bauhaus, de Weimar (Alemania), el Centro Pompidou y el Museo de Arte Contemporáneo de Lyon, entre otros lugares.


Desde el 12 de septiembre presenta la exposición retrospectiva ‘It’s Beautiful Here!’, en la Universidad Nacional (Bogotá), que se compone de tres instalaciones y un concierto.


Landscape Plays es la primera instalación y presenta imágenes en pantallas de gran formato y sonidos de obras que ha presentado a lo largo de su carrera. La instalación es también una composición entre los sonidos que provienen de cada uno de los elementos de la selección. El título evoca el término ‘Landscape Plays’, acuñado por la escritora estadounidense Gertrude Stein, dentro del campo de la dramaturgia.


Genko-An 111321 es una videoinstalación sonora cuyo nombre está inspirado en un templo budista ubicado en Kyoto (Japón), llamado Genko-An, donde hay dos ventanas, una circular y otra cuadrada, que dan a un mismo jardín. La cuadrada es llamada la ventana de la confusión y la redonda es la de la iluminación. Esta decisión arquitectónica es un símbolo de cómo las formas condicionan nuestras percepciones. A partir de este mismo símbolo, Goebbels diseñó esta obra, la cual tiene en su título el código postal del lugar donde se presenta, el Museo de Arte de la Universidad Nacional.


Los peces tendrán que aprender a caminar sobre la tierra es una instalación atendida creada para el espacio del laboratorio de ensayos hidráulicos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional. Este proyecto está inspirado en el río Magdalena y hace parte de la cátedra Georg-Büchner, en el Centro de Medios e Interactividad, apoyada por la Universidad Giessen de Justus Liebig. Por último está el concierto Surrogate Cities, una obra de 70 minutos para gran orquesta dividida en siete partes, la cual pretende dar cuenta de la ciudad desde distintas perspectivas. Incluye textos, dibujos, estructuras y sonidos, además de los de la orquesta. Participan la mezzosoprano Joselyn B. Smith y el vocalista y percusionista David Moss.


ARTERIA habló con el artista alemán sobre su proceso creativo:

¿Cómo combina tantas disciplinas?


Creo que una experiencia artística fuerte para una audiencia puede suceder cuando te encuentras realmente con algo que no has visto o escuchado antes. Algo para lo que no tienes un término para describir. Algo desconocido que no es fácil de aprehender. Esto puede incluso cambiar tu vida. Cuando tienes un encuentro que puede incluso cuestionar tu propia perspectiva o tu percepción. Por eso, en la mayoría de mis trabajos, intento cambiar las formas de percibir, o cambiar los formatos en los que produzco, para que el espectador no sepa nunca si se trata de un concierto, una obra de teatro, performance, una ópera, un filme o una instalación.

Me gusta esta incertidumbre, porque tan pronto como vemos algo y sabemos: “Bueno, esto va a seguir así las próximas dos horas”, entonces pienso que estás más dispuesto a reconocer algo. No estás abierto a ser sorprendido. No estás en la disposición de ser cuestionado. Cuando estamos en este modo de reconocer, somos bastante perezosos. Intento construir espacios en los que nuestras motivaciones, nuestra atención, nuestra imaginación pueda ocurrir, tenga un lugar. También está mi intención, por la cual no puedo mantenerme en un sólo género. Me aburriría. Estoy muy interesado en procesos relacionados con el tiempo: cómo nos cambian, cómo los cambiamos a ellos. Es un reto muy importante trabajar con los tiempos.


¿´Landscape Plays´ trata de esa combinación de estímulos y de tiempos?


La mayoría de mis obras teatrales, las cuales también son obras de composición y artes visuales, tienen algo que ver con esta libertad de descubrimiento, más que con el teatro tradicional. Mis obras de teatro son más como ver a gente viva en el paisaje y puedes decidir si estás interesado en eso o preferirías escuchar la música o escuchar las palabras o leer el texto. El espectador decide en qué enfocarse. Estuve interesado después de una larga época creativa en estas obras de paisaje, porque no tienen un principio ni un final. No tienen realmente una historia. Simplemente están ahí.


Me gusta mirar estas cosas desde las perspectiva del color, del ritmo, de conexiones musicales, y por eso compuse una hora de estos materiales en una nueva forma que intenta resolver este problema de los museos, cuando escuchas y ves distintas obras al mismo tiempo y el sonido es molesto. Se escucha el sonido de la siguiente sala y no encaja y te distrae del sonido en esta sala. Entonces intenté también, a nivel acústico, componer un paisaje de sonidos que pueden existir unos junto a otros.

¿Qué relación tiene el concepto ´Landscape Plays´ con la obra?


Descubrí a la autora (que acuñó la frase) después de haber creado muchas piezas y me asombré por la precisión con la que describía su insatisfacción acerca del teatro convencional, la cual va totalmente de la mano con la mía. Ella describe que siempre tiene que reconocer a los personajes, tiene que saber quién es quién y cuál es la relación entre ellos y todos estos detalles psicológicos para poder seguir la historia. También, su incomodidad con el tiempo en escena. Tiene un problema con los tiempos. Los compara con la realidad y dice, “cuando miro algo que sucede en la calle nunca tengo este problema. Nunca digo que está yendo muy rápido o muy lento. Es la realidad. Ella estaba creando la idea de un teatro como la realidad en sí misma. Lo cual, podríamos decir, fue una definición muy temprana de lo que sucedió con performers en los 60. Ellos insistieron en la realidad de sus acciones y no pretendieron hacer como si no representaran cosas que suceden en la realidad, pero hicieron algo real. De eso se trata mi obra también.

Y, pensando en las ventanas del templo budista Genko-An y en tu obra, ¿cómo afectan las formas esta decisión sobre qué ver y qué escuchar?


Este es un gran tema y también tiene una dimensión polémica, porque cuando veo por ejemplo escuelas de actuación, de performance o de dirección, ellos siempre hablan de contenido: sobre figuras, sobre psicología, sobre sentimientos, los cuales ellos deben pretender tener. También pretenden que un actor y que una actuación psicológicamente identificable sea de alguna manera natural. Ellos piensan que es natural. Lo opuesto es verdad. Es totalmente artificial.


Ellos ignoran en gran medida que la forma es muy importante para hacer nuestras percepciones. Lo que dije sobre los formatos antes, por ejemplo. Nosotros sólo percibimos en ciertos marcos: En un concierto nos vestimos y nos comportamos de cierta manera; en el museo caminamos lentamente y asentimos con la cabeza. Entonces tenemos diferentes comportamientos en cada una y es así como la forma hace mucho más de lo que somos conscientes.


Esa es la razón por la cual el espacio de Genko-An es bastante oscuro. Para liberar al espectador de esta convención y lo que escuchará serán principalmente voces con varios lenguajes de alrededor del mundo. Voces que no interesan solo por lo que dicen, sino también por cómo suenan, con qué ritmo, cuál es su melodía, con qué timbre o cuál es su intensidad. La mayoría de las cosas que van a escuchar no se podrán entender, no sólo son distintos idiomas, también habrá grabaciones de lenguajes indígenas.
Quiero insistir en este respeto que tenemos que tener hacia los lenguajes desconocidos, hacia los extraños, a lo otro, incluyendo la diferencia entre nosotros y lo otro. Creo que es una cualidad política importante pasar dos minutos escuchando a alguien a quien pueda que no entienda, pero en quien noto tienen una intención fuerte de contarme algo y no puedo entenderlo, pero tengo que aceptar eso. Genko-An también es sobre esto.

¿En qué va a consistir Los peces tendrán que aprender a caminar sobre la tierra?


No quiero revelar mucho, porque este es un espacio que el 99.999% de la audiencia jamás ha visto. Es una experiencia dentro de un nuevo espacio y creo que se trata de un espacio de percepción y de reflexión. No habrá nadie en escenario, entonces no será performance, en el sentido se ver a performers. Es la performance de ser sensible a los elementos, los sonidos, los materiales, el aire y los peces, por supuesto. Bueno, en realidad no sé si tendremos peces, pero ya veremos.


¿Cómo describirías tu experiencia de trabajar con los espacios de la Universidad Nacional?


Todo mi entusiasmo de trabajar aquí está relacionado con estos espacios. Estas dos salas tienen un carácter impresionante. Una arquitectura muy fuerte que me ha influenciado. Me ha hecho cambiar trabajo ya existente, inventar nuevos aspectos, y este fue un gran reto y me siento realmente feliz por esto. Es una arquitectura fantástica.


Entre más tiempo paso aquí, más lo disfruto. Todas las noches, cuando el sol baja lentamente, tomo fotos aquí de estas columnas y estos corredores. De la simetría y el balance entre estos espacios diferentes. Ha sido inspirador.

arteria (Co), 16 September 2019